Homeostasis para entender HRV

 

La homeostasis es una propiedad de los organismos que consiste en su capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior (metabolismo).

Se trata de una forma de equilibrio dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control realimentados que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Ejemplos de homeostasis son la regulación de la temperatura y el balance entre acidez y alcalinidad (pH).

Los humanos somos seres homeotermos o de sangre caliente, lo que quiere decir que tenemos la capacidad de mantener la temperatura corporal en valores constantes, independientemente de la temperatura que se registre en el ambiente externo.

Lo anterior significa que con una temperatura corporal de 37°C, podemos vivir en lugares cuya temperatura ambiente oscile entre los 0°C y los 50°Cm es decir en un diapasón de temperatura equivalente a 50°C o unidades.

El pH del medio interno es de 7,4 aproximadamente, es decir que es un pH ligeramente alcalino. Se habla de patología cuando el pH desciende a 7 o asciende a 7,8. Estamos hablando de una variación en décimas de punto por encima y por debajo de un valor «constante», considerado normal.

Con esto queda claro que la regulación del medio interno debe ser muy precisa y no se debe permitir que los valores sobrepasen los límites estrechos considerados fisiológicos o normales.

Por otro lado, las perturbaciones de la homeostasia si son temporales y se presentan dentro del rango considerado como fisiológico, pueden fortalecer al organismo y fortalecer su capacidad de respuesta y de adaptación a estímulos cada vez más fuertes.

Particular importancia merece la perturbación de la homeostasia del medio interno provocada por el ejercicio físico, tal vez el estímulo más poderoso para perturbar el «statu quo» del organismo en condiciones fisiológicas.

El ejercicio físico provoca aumentos en la temperatura corporal, alta producción de acido láctico (Hla), con lo que el PH puede descender de 7.4

Sabiendo que el ejercicio físico perturba la homeostasia ¿por qué se aconseja como un medio ideal para fortalecer el organismo, para mejorar el estado de salud de las personas?

Al tiempo que «perturba» la homeostasia del medio interno, el ejercicio activa y perfecciona todos los mecanismos homeostáticos que defienden el «statu quo» del organismo.

Luego, el organismo entrenado, a diferencia del no entrenado, podrá trabajar mayor tiempo, con alta eficacia, aun en condiciones de un medio interno muy perturbado: pH disminuido, alta temperatura corporal, presión osmótica perturbada, hipoglucemia, alta deuda de oxígeno, etc.

De todo lo mencionado en cuanto a la homeostasis, lo que nos hace ver es que el ejercicio físico provoca un desajuste de nuestro medio interno y necesita un determinado tiempo para su recuperación, este proceso de regulación y regreso a valores normales no son fáciles de detectar, para ello el uso de valores como nuestra HRV nos proporcionara valiosos datos para saber nuestro estado de fatiga o recuperación…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *